Esta web usa cookies

Acedo | Asarta | Mendaza | Ubago

Sabías que... iglesia de Ubago

Sabías que....iglesia de Ubago

 

Sabías que….

La iglesia de Ubago es el edificio más antiguo en uso en el Valle de La Berrueza?

La iglesia de San Martín de Tours de Ubago y la ermita de La Magdalena de Mues son los únicos exponentes que quedan en La Berrueza del arte románico. Con total seguridad entre los siglos XI al XIII hubo en el valle más construcciones de este tipo, pero fueron destruidas o sustituidas por otras.

La importancia de Ubago es que ha llegado hasta nuestros días aun con modificaciones y añadidos de épocas posteriores, sin perder su esencia.

Como comentó el historiador Román Felones en su charla se trata de una construcción de tamaño medio, interesante para constatar la difusión durante los siglos XII y XIII de elementos observados en las grandes edificaciones tanto parroquiales como monásticas de Tierra Estella.

Ubago al igual que otros lugares de la Merindad fue vinculada a la corona como señorío de realengo por el rey navarro Teobaldo I, quien en el año 1236 lo dotó de Fueros y lo vinculó a perpetuidad a la Corona. La construcción de la iglesia cabe situarla en ese primer tercio del siglo XIII. Posteriormente durante el siglo XVI se recreció con unas nuevas bóvedas de crucería; fue entonces cuando taparon la interesante cubierta del ábside semicircular realizada con sillares de piedra y que hoy en día permanece oculta en la bajo-cubierta.

La planta está compuesta de dos tramos y ábside en la cabecera dividido en cinco paños por columnas terminadas con interesantes capiteles que representan motivos vegetales, con la excepción de uno en el que se ven las cabezas de un hombre y un león. En el interior cuatro capiteles situados en la cabecera repiten la misma decoración vegetal, aunque en este caso su labra es algo menos precisa. La cabecera se cubre con una sencilla bóveda de cañón apuntado.

Como elemento interesante cabe destacar un sagrario tallado en piedra en el ábside y que permanece oculto tras el retablo. En fechas recientes se descubrieron unas pinturas que según los técnicos del Gobierno de Navarra parecen ser del SXVI, pero que están todavía por estudiar en profundidad.

Debemos pues valorar la existencia en pleno siglo XXI de un edificio con casi 800 años y que a día de hoy sigue en uso.