Esta web usa cookies

Acedo | Asarta | Mendaza | Ubago

Arte

Arte

ACEDO

Construida en el siglo XVI, la iglesia de La Asunción de Acedo fue reformada a estilo barroco a finales del XVII. Presenta planta de cruz latina y cabecera pentagonal, con cubierta de bóvedas de medio cañón con lunetos y fajones, y bóveda gallonada. A sus pies se levanta una torre romanista obra del cantero Antonio de Usabiaga en 1704 y en el exterior un pórtico barroco que protege la portada del siglo XVI.

Dentro del templo encontramos los retablos barrocos de San Sebastián y San Juan Bautista, realizados por Agustín de Arza en el siglo XVII, y el de la Virgen del Rosario, también barroco datado en 1750. El retablo mayor se ajusta al estilo neogótico.

Junto a la iglesia se ubica el palacio de cabo de armería del siglo XVI, un edificio de dos cuerpos de sillería y ático de ladrillo con un amplio portalón de medio punto y balcón corrido con vanos. El ático, con galería de arquillos y cubierto por un alero de madera, se le añadió en el siglo XVII. En este se hospedó en 1550 el Duque de Medinaceli, Virrey de Navarra. La Casa Parroquial sigue también un esquema compositivo similar al palacio, propio también del siglo XVI.

A dos kilómetros del núcleo urbano se levanta sobre el río Ega el puente medieval del Molino Nuevo. Es también interesante la sala de cine de la primera mitad del siglo XX, que se conserva prácticamente como en sus comienzos, con el enorme proyector, los cuadros de luces y el embaldosado originales, entarimado y sillas de madera además de un pequeño escenario.

A principios del siglo XIX había tres ermitas Santa Ana, San Miguel (en Granada de Ega) y San Vicente, hoy desaparecidas.

 

ASARTA

La iglesia de San Juan Bautista de Asarta, edificio de origen medieval aunque el aspecto actual corresponde a la época gótico-renacentista. Construido en sillarejo en el siglo XVI, presenta nave única rectangular con cubierta de dos tramos de bóveda de crucería estrellada y cabecera poligonal. Tiene torre a los pies realizada por el cantero Francisco de Aizpolea en 1668 aunque terminada por Antonio de Usabiaga (hizo también la torre de Acedo) y portada neoclásica de 1790, que queda protegida por el pórtico.

El retablo mayor se ajusta a la forma poligonal de la cabecera es de estilo rococó, realizado en 1782 por Miguel López de Porras, dorándolo diez años más tarde Santos Carrés. Alberga la figura del titular San Juan Bautista y a los lados las imágenes de Zacarías, Santa Isabel, San Pedro y San Pablo. En la parte alta se ubica la talla de San Sebastián de estilo gótico del siglo XV y que parece proceder de la ermita desaparecida del mismo nombre. Tampoco pertenece a la época el sagrario romanista de finales del XVI, reaprovechado del retablo anterior y que al parecer estaba realizado por Pedro de Troas.

También encontramos la casa palaciega de la Fundación, construida en el siglo XVI y retocada en el barroco. Presenta un escudo de la misma época. Existen otras casas blasonadas entre las que destaca una con el escudo del siglo XVIII con  las armas de los “Fernández de Esquide”.

Hay noticias de la existencia a principios de siglo de tres ermitas San Sebastián, Santa Catalina y San Cristóbal.

 

MENDAZA

La iglesia de San Félix, se reconstruyó en 1691 aprovechando los restos de la anterior de estilo gótico. Presenta planta rectangular con tres tramos y capillas a cada lado, la primera de las cuales conserva la crucería del siglo XVI. Los dos tramos traseros de la nave se cubren por bóveda de medio cañón con lunetos sobre arcos fajones, mientras que sobre la capilla mayor se levanta una bóveda baída. La sacristía, del siglo XVI, está cubierta por bóveda de crucería.

El retablo mayor, marca la transición del estilo plateresco al romanista y su ejecución se fecha en1580. Tiene traza dispuesta en forma piramidal y presenta la abundante iconografía propia de los retablos platerescos. En él destaca el bulto de San Félix Obispo, y el de la Virgen con el Niño. En el ático alberga el Calvario, con un Cristo de potente rostro y San Juan y la Virgen a su lado. De la misma época es retablo de traza manierista de hacia 1600 procedente de la desaparecida ermita de Nuestra Señora de Gracia.

En la localidad destaca también el antiguo edificio de las escuelas (hoy consultorio médico), proyectado en 1945 por el arquitecto Víctor Eúsa, que constituye un buen ejemplo de la arquitectura regionalista de posguerra. Existen tres escudos barrocos del siglo XVIII de los " Asensios" y los " Zúñiga”.

Actualmente quedan sólo dos ermitas de las cuatro que había: Santa Coloma y el Calvario. La de Santa María de la Gracia está en ruinas y la de San Martín sólo queda el término.

 

UBAGO

A comienzos el siglo XIII se levantó en Ubago la iglesia de San Martín de Tours, con estilo de transición entre el románico y el gótico, a la que se le añadieron en el XVI nuevas cubiertas góticas, la sacristía y el coro elevado a los pies. Construida en sillería, la iglesia presenta nave única con dos tramos cubierta por bóvedas de crucería cuatripartita y cabecera semicircular cubierta en dos tramos por bóvedas de cañón apuntado. Al exterior muestra el ábside y una puerta con arco apuntado coronado por un escudo. Tanto el coro como la sacristía son del siglo XVI. Los capiteles románicos muestran todos decoración vegetal, a excepción de uno de los del ábside donde se representan dos cabezas una humana y otra de un león. La iglesia carece de torre que se sustituye por una espadaña para las campanas.

El retablo mayor, realizado en 1756 por Juan Ruiz de Galarreta, es de estilo barroco y cuenta con motivos ornamentales protorrococós. En él se alojan una interesante imagen gótica de Nuestra Señora del Robledo, de principios del XIV y, en el otro lado  un San Martín con muy buena policromía. El ático lo ocupa una representación de La Asunción del siglo XVI.

A 500 metros del pueblo se encuentra la ermita de San Blas. En su interior, al que se accede por una puerta adintelada, se encuentra un pequeño retablo del siglo XVII. Había antiguamente otras dos ermitas la de Nuestra Señora del Robledo y la de San Gerbás.

Destaca también en la localidad una casa blasonada del siglo XVIII, formada por dos cuerpos y ático de sillería, que luce en la fachada un escudo rococó, y otra con un escudo de finales del siglo XVI.